Categoría: Psiquiatría

Trastorno por consumo de alcohol

Posted By : Neurosalud Munay/ 655 0

Escrito por: Dra. Mayra Nogales, psiquiatra.

El trastorno por consumo de alcohol es un término que se utiliza cuando a alguien le cuesta controlar el consumo de alcohol o cuando el consumo causa dificultades en su entorno familiar, laboral o académico.

¿Cuáles son las causas?

Causas genéticas. Genéticamente algunas personas están predispuestas a tener un menor control al relacionarse con el alcohol y otras sustancias adictivas.

Causas sociales. Algunas personas beben a niveles problemáticos porque están expuestas regularmente al alcohol. Por ejemplo, su familia o amigos pueden beber a niveles problemáticos o pueden trabajar para una empresa con una cultura de beber después del trabajo.

Causas psicológicas. Las personas con afecciones de salud mental como ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT) o esquizofrenia tienen más probabilidades de desarrollar trastorno por abuso de alcohol y problemas con otras sustancias adictivas. Esto ocurre ya que el alcohol puede dar temporalmente alivio de los síntomas de algunos problemas de salud mental principalmente ansiedad. Pero a largo plazo el alcohol puede causar depresión y empeorar estas condiciones.

Causas ambientales. Los eventos en la vida pueden llevar a una persona a beber más. Son ejemplos luchar para encontrar trabajo, tener problemas de dinero, lidiar con la muerte de un ser querido o tener problemas de relación.

¿Cuánto se considera normal beber?

Las autoridades sanitarias de muchos países recomiendan ciertos límites para beber alcohol. Ellos aconsejan que beber por encima de esos límites puede ser malo para su salud.

Por ejemplo, en el Reino Unido, el gobierno recomienda que no se debe beber más de 14 unidades de alcohol a la semana. Eso se traduce en alrededor de seis vasos de cerveza o seis copas grandes (175 ml) de vino.

Pero el trastorno por consumo de alcohol no se trata solo de cuánto bebes. Beber un poco más de la cantidad recomendada no significa que tenga un trastorno por consumo de alcohol. La enfermedad ocurre cuando la persona no tiene control del consumo de alcohol.

¿Cuáles son los síntomas?

El trastorno por consumo de alcohol al ser una enfermedad manifiesta síntomas, pero a diferencia de otras enfermedades los síntomas incluyen comportamiento alterado.

  • Beber más durante un período más largo de lo que otros harían
  • Hacer intentos regulares para reducir o dejar de beber.
  • Gastar mucho tiempo o esfuerzo tratando de conseguir alcohol
  • Necesita mucho tiempo para recuperarse de los efectos de beber
  • Elegir beber en lugar de compromisos familiares, laborales o sociales
  • Faltan regularmente a compromisos laborales, escolares o familiares debido a los efectos de beber
  • Continuar bebiendo regularmente a pesar de los problemas que causa
  • Continuar bebiendo regularmente a pesar de saber que está dañando su salud física o mental salud
  • Desarrollar una tolerancia al alcohol con el tiempo. Esto significa que necesitan beber más para sentir sus efectos
  • Tener síntomas de abstinencia cuando no beben, como temblores, sudoración y sentirse físicamente mal

¿Qué hacer?

Ya que el alcoholismo es una enfermedad se requiere un tratamiento. En este caso el tratamiento debe ser integral con ayuda de profesionales como psiquiatra, psicólogo, médico internista (en casos en donde haya afectación clínica) y grupos de apoyo.

Si usted cree que este artículo menciona alguno de sus propios síntomas o tiene algún familiar con esta patología debe buscar ayuda profesional.

 

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

Posted By : Neurosalud Munay/ 573 0

Escrito por: Dra. Mayra Nogales, psiquiatra

El Trastorno Bipolar (TB) es una enfermedad mental recurrente y crónica marcada por períodos que alternan entre elevación anormal del estado de ánimo y depresión. En algunos casos asociada con un cambio o deterioro en el funcionamiento.

El trastorno bipolar también es llamado trastorno maniaco depresivo o desorden afectivo bipolar. Existen dos tipos principales de Trastorno Bipolar denominados Tipo I y tipo II.

En el TB tipo I el paciente puede tener episodios de manía y depresión.

En el TB tipo II el paciente también puede tener manía y depresión, pero la manía es de menor intensidad y menor duración (menos de 4 días), por lo tanto, se llama hipomanía. El TB tipo II es más común que el de tipo I.

Durante un episodio de manía una persona puede sentirse muy animada y tener mucha energía, tanta que incluso pueden dejar de dormir por varios días. El habla se vuelve acelerada y la persona salta de un pensamiento a otro llegando a tener un discurso inentendible. En los casos más graves existen alucinaciones visuales o auditivas, pero principalmente delirios de grandeza.

Teniendo tanta energía la persona puede verse involucrada en dificultades económicas porque ha gastado mucho dinero o consumido exceso de alcohol o drogas. El deseo sexual también se ve incrementado.

¿Qué ocurre a largo plazo con la enfermedad?

El curso a largo plazo de la enfermedad se caracteriza por un predominio de la depresión, aunque se requiere un historial de al menos un episodio maníaco, hipomaníaco o mixto para diagnosticar un trastorno bipolar.

¿Cómo se diagnostica?

No existe un examen de laboratorio o de imagen que defina si se trata o no de TB. Este tipo de exámenes solo sirven para descartar otras enfermedades o intoxicaciones por sustancias. El diagnóstico se basa en entrevistas con el paciente y la familia, utilizando criterios de diagnóstico de guías internacionales para TB.

¿El TB se produce por falta de litio?

No. Esta es una creencia equivocada. Los seres humanos no tenemos litio en nuestro organismo por lo tanto un examen de litio siempre arrojará un valor en cero. El litio es una sal que tiene propiedades farmacológicas y se utiliza como estabilizador del ánimo en el tratamiento de TB. Al ser un agente externo se debe monitorizar en sangre para verificar que no cause toxicidad y también porque dependiendo del valor que alcance en sangre se relaciona su eficacia.

La etiología exacta del TB es desconocida pero los estudios han demostrado una alta correlación con la herencia.

¿Qué hacer?

La mayoría de personas con TB deben tomar medicación por largo tiempo. El tipo de fármaco y la dosis pueden variar dependiendo de los síntomas de cada paciente. Un tratamiento adecuado, una vida saludable (buena alimentación, ejercicio, eximirse de consumo de alcohol o drogas) y el apoyo tanto familiar como del equipo de salud (psiquiatra, psicólogo, terapeuta) pueden ayudar a que una persona tenga una vida normal.

Dificultad de Aprendizaje y Deterioro Cognitivo

Posted By : Neurosalud Munay/ 553 0

Escrito por: Dra. Mayra Nogales, psiquiatra

En la infancia son comunes las preocupaciones de los padres por dificultades de aprendizaje que muchas veces se atribuyen a un deterioro en la capacidad mental del niño o niña. El deterioro intelectual puede ser generalizado (deterioro cognitivo) o específico de un área (dificultad de aprendizaje). Es muy importante hacer una evaluación profesional para poder distinguir cuál de estos problemas está atravesando.

Los niños con deterioro cognitivo tienen un coeficiente intelectual por debajo del promedio, <70. El grado de deterioro cognitivo depende del trastorno subyacente y su gravedad. Un coeficiente intelectual de 50 a 70 se clasifica como deterioro cognitivo leve.

Los niños con una dificultad de aprendizaje específica, por otro lado, tienen dificultades con tareas mentales particulares pero un coeficiente intelectual normal. Los ejemplos incluyen dificultades con el habla (discapacidad específica del lenguaje), lectura y escritura (dislexia) y uso de números (discalculia).

Es importante tener en claro que los términos «dificultad de aprendizaje» y «deterioro cognitivo» tienen definiciones específicas y son diferentes, aunque muchas veces se los usan indistintamente. Esto quiere decir que no siempre un niño que tiene dificultad de aprendizaje tendrá un coeficiente intelectual bajo.

¿Es común la dificultad de aprendizaje?

Alrededor del 1% de los niños tienen deterioro cognitivo. Las causas más comunes son el síndrome de Down y el síndrome de alcoholismo fetal.

La prevalencia de las dificultades de aprendizaje es más difícil de determinar debido a la variación en los criterios de diagnóstico. Se sugiere que a lo largo de la vida existe una probabilidad del 10% de tener alguna dificultad de aprendizaje. Los niños se ven más afectados que las niñas.

La dislexia es la dificultad de aprendizaje más común y se refiere a la dificultad para leer en donde se confunden las letras las sílabas o palabras. También existe dificultad para deletrear.

¿Qué deben hacer los padres?

El abordaje debe ser multidisciplinario e implica la participación de varios profesionales: pediatra, psicólogo y psiquiatra infantiles, terapeuta del habla entre otros. Cada caso es distinto y debe ser abordado de acuerdo a las necesidades de cada niño o niña. Los niños con dificultades de coordinación motora (trastorno de coordinación del desarrollo o dispraxia) que provocan problemas físicos con la escritura pueden beneficiarse de la evaluación realizada por un terapeuta ocupacional.

El psicólogo clínico es el profesional que puede identificar la capacidad cognitiva del niño (IQ, o nivel de desarrollo equivalente a la edad, que se puede comparar con su edad cronológica).

Se debe acudir al pediatra si se sospecha de una discapacidad adquirida debido a una patología intracraneal, si el cuadro es de inicio agudo o hay una regresión de las habilidades adquiridas previamente.

Lo más probable es que las dificultades de aprendizaje específicas o el deterioro cognitivo puedan haber estado presentes durante algún tiempo, pero se hacen evidentes al iniciar la escuela.

Lo más importante es estar abierto a las quejas de los niños con respecto a su dificultad para entender y aprender, así como a la observación de los maestros. La forma en que los padres y maestros responden a estas dificultades puede marcar la forma en que el niño o niña lo enfrente. Si su acogida es respetuosa y amorosa su hijo/a se abrirá al proceso de evaluación y tratamiento. El enfado por parte de los padres o maestros contribuye a aumentar la frustración de los niños y empeora su capacidad de aprendizaje. Buscar ayuda profesional para la familia es siempre la mejor opción.

Trastorno de Ansiedad Generalizada

Posted By : Neurosalud Munay/ 436 0

Escrito por: Dra. Mayra Nogales, psiquiatra

La ansiedad es una emoción normal en el ser humano. Todos experimentamos ansiedad de vez en cuando. Preocupaciones como trabajo, dinero o la familia son comunes a cualquier persona a pesar de lo cual existen personas que se preocupan más que otras. Pero si la ansiedad se torna frecuente o muy intensa, tanto que puede interferir con las actividades en la vida diaria de una persona, entonces debemos sospechar de un trastorno de ansiedad.

La probabilidad de experimentar Trastorno de Ansiedad Generalizada a lo largo de la vida es del 5% pero si existen otras patologías asociada como depresión esta probabilidad aumenta al 76%.

¿Cuáles son los síntomas que hacen sospechar de una enfermedad?

Cuando se trata de una enfermedad:

  • Preocuparse demasiado.
  • Las preocupaciones le han molestado la mayoría de los días durante los últimos seis meses.
  • Se preocupa por muchas cosas a la vez, incluso cuando no hay una razón particular para preocuparse
  • No puede detener o controlar su preocupación, por mucho que lo intente.
  • Parar las actividades normales de la vida: estar ansioso por tener que manejar, preocuparse por que algo malo puede pasar si lo hace o no querer salir de casa porque algo malo podría ocurrir a pesar de que no hay ninguna amenaza evidente.

Otros síntomas:

Para establecer un diagnóstico usted debe presentar al menos tres de estos síntomas:

  • Inquietud o incapacidad de estar relajado
  • Estar cansado fácilmente
  • No poder concentrarse
  • Estar irritable
  • Tener la musculatura tensa
  • Tener alteraciones del sueño

¿A nivel físico qué se experimenta?

Algunas personas pueden experimentar síntomas físicos como sensación de frío, sudoración, manos húmedas, boca seca o náuseas. Si la ansiedad es intensa puede haber palpitaciones, diarrea, dolor de cabeza, sensación de desmayo. A pesar de lo aterradores que pueden ser estos síntomas no tienen una correlación con ninguna alteración física. Los síntomas en ansiedad pueden ser muy diversos y ser diferentes en cada persona.

¿Qué hacer si experimenta estos síntomas?

Se requiere la ayuda de un profesional de la salud mental. El tratamiento será elegido en función de los síntomas de cada persona. Muchos pueden resolverse con tratamiento psicológico y en otros casos podría requerirse la ayuda de fármacos. Los tratamientos más exitosos son aquellos que se abordan en forma integral: esfera emocional, física, cambios en patrones y hábitos, mejoras en el estilo de vida, incorporación de prácticas como el yoga o thai chi entre otros.

Depresión en la Infancia y la Adolescencia

Posted By : Neurosalud Munay/ 401 0

Escrito por: Dra. Mayra Nogales, Psiquiatra.

La depresión es una enfermedad que puede presentarse en personas de cualquier edad incluidas la adolescencia y la infancia. A menudo los síntomas pueden ser ocultados debido a la dificultad de niños y adolescentes de comunicarlos a los adultos y a la falsa creencia de que la depresión no se da en estas etapas de la vida. Sin embargo, tiene una alta prevalencia. Un meta análisis que reunió 26 estudios y que observó a más de 60 000 niños y adolescentes entre 1965 y 1996 calculó una prevalencia de 2,8 % en menores de 13 años y de 5,6 % entre adolescentes de 13 a 18 años.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas en niños y adolescentes son diferentes a los síntomas de los adultos. Los siguientes se observan comúnmente:

  • Estar triste o irritable la mayor parte del día, casi todos los días.
  • Perder interés en las actividades que solía disfrutar.
  • Perder peso sin hacer dieta, o estar menos interesado en comer.
  • Dormir demasiado o muy poco y no tener energía.
  • Parecer inusualmente inquieto o muy lento.
  • Culparse a sí mismo por cosas que salen mal: sentirse inútil o culpable sin ninguna razón.
  • Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones; disminuir el rendimiento escolar.
  • Pensar o hablar mucho sobre la muerte.

Los niños y adolescentes también pueden aquejar síntomas físicos que no tienen una causa clínica, como dolores de cabeza, de estómago, de brazos o piernas. Muchos jóvenes tienen tendencia a lastimarse, realizarse cortes o rasguños o incluso tener intentos suicidas. Consumo de alcohol o drogas también pueden presentarse.

Para establecer un diagnóstico no se requiere la presencia de todos los síntomas. Si un niño o adolescente presenta los dos primeros síntomas y al menos dos más de los anotados, con una duración de por lo menos 2 semanas, entonces es probable que esté experimentado depresión.

 

¿Qué puede pasar con su hija/o?

El padecer depresión y no recibir atención oportuna puede provocar un deterioro en la vida social, familiar y académica de quien lo padece. Un brote de depresión puede durar alrededor de 7 meses y en 50% de los casos desaparece solo. Pero los casos en los que no desaparece, la depresión puede durar hasta un año o sufrir recaídas dentro de la adolescencia o edad adulta. Hasta un tercio de los adolescentes que no han recibido tratamiento podrían tener un intento suicida.

 

¿Qué hacer?

Es imprescindible buscar ayuda psicológica y psiquiátrica para poder determinar el tratamiento más adecuado en cada caso. Todo tratamiento en niños y adolescentes debe abordarse en forma integral y los padres o cuidadores son parte fundamental del mismo. Las depresiones leves pueden ser tratadas solamente con psicoterapia pero los casos moderados y graves requieren la utilización de algún antidepresivo. Si el adolescente ha tenido un intento suicida es probable que requiera una hospitalización urgente para poder salvaguardar su integridad y ofrecer un tratamiento integral.